Europa na mochila (fragmentos)

En este documento adjunto en PDF podrán hallar un recopilatorio de las preguntas y respuestas para organizar un viaje en tren con InterRail y Eurail. No es información oficial. Picar abajo

 

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

 

Hi;:

Here the 30 tips to travel around Europe by train in a text in PDF (49 pages). Only Spanish language is available.

El siguiente PDF contiene 30 consultas sobre cómo organizar viajes por Europa en tren.

consultasinterrailevpita2

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

EUROPA NA MOCHILA (2000)

SELECCIÓN DE FRAGMENTOS

“EUROPA NA MOCHILA”

CAPITULO I

(borrador orixinal)

Por: Enrique Vázquez Pita

A VOLTA A EUROPA EN TRINTA DÍAS COA MOCHILA Ó LOMBO

OS MOCHILEIROS EMPRENDEN O CAMIÑO

Un amigo dun amigo atopou hai uns días un diario de viaxe nun asento dun tren, non importa de que línea nin lugar. Tratábase dunha libreta miúda, con follas cadriculadas. A letra era pequena e moi xunta. Realmente, o autor tivera que achegar moito os ollos para poder escribir. Había que poñer vontade para entender aqueles apuntamentos. Algunhas palabras estaban inacabadas e outras movidas, como se o autor escribira nunha posición incómoda. Víase que éste collera as anotacións con certa presa. Cada páxina ía encabezada co nome dunha capital europea e a data da visita.

Polo que se deduce, a axenda pertence a algún dos milleiros de mochileiros que percorren Europa en Interrail nos veráns. En realidade, poidera ser calqueira de nós. Reproduzo esas anotacións tal como chegaron a min. Supuxen que a viaxe destes mochileiros anónimos sempre podería servir de achega e guía para aqueles xóvenes con gañas de saír da casa, facer novos amigos e velo mundo sen gastar moitos cartos. Só coa mochila ó lombo.

Polo que se deduce do diario, o mochileiro vivía na fin do mundo. Din que aquel lugar foi unha illa hai moito tempo pero hoxe é un istmo. No solpor do verán, dende unha das praias pode verse como o sol morre no océano. É unha terra escura, envolta na brétema e negras nubes. Un lugar de verdes e negras montañas, con melancólica choiva, sinistro vento e oubeantes gueivotas, con olas que baten con forza nas rochas mentres un antigo faro alumea a noite. Unha vella lenda di que un rei e o seu exército, que fuxían do grego Hércules, foron atrapados e mortos naquel lugar. Aqueles guerreiros non tiñan saída porque despois do mar non había nada. Era a fin da terra. Coma Xerión, o mochileiro miraba ó mar con angustia. Pensou que algún día debería viralas costas para coñecer o resto do mundo. Sería unha longa viaxe terra adentro, cara o leste, sempre hacia onde nace o sol. Era unha especie de Camiño de Santiago á inversa.

E aquel día chegou. O mochileiro pegou o nariz á fiestra do bar Delicias, alí onde os vellos xogan a partida e os mozos falan das súas cousas. Coma sempre, chegaba tarde. Era case medianoite, neses longos días de verán. Nunha hora tiña que estar resolto todo. Sentou na mesa, onde o agardaba o outro mochileiro, que xa examinaba un mapa ferroviario de Europa. – Daquela , Manuel, ¿que vas facer?; preguntou o mochileiro.

-Non sei. Xosé Luis e Tonecho din que xa teñen un número de xente dabondo para alugar unha furgoneta e viaxar ata Praga. Aforrarían en comida porque a levarían de aquí, mercada en calquera súper , e cociñaríanna en bombonas de camping gas. Xa falaron cunha axencia.

-¿E ti cres que ese plan sairá adiante?, porque estes xa sabes como son. Non creo que sexan capaces de poñer dacordo a oito persoas. Sempre haberá quen se volte atrás. Eu xa me coñezo a historia. Xa viche o que pasou co do campo de traballo en Francia, que entre catro non nos entendiamos e perdimos a plaza.

Non houbo réplica.

-Teño algo máis seguro_, engadiu o mochileiro mentres poñía enriba da mesa unha guía Lonely Planet, moi práctica para estudiantes e aventureiros sen cartos.

O mochileiro amosou ó seu amigo unha táboa Interrail atrasada, con horarios de trens de todalas capitais do vello continente. Non é necesario saber de onde sacou este tesouro, pero digamos que o mochileiro convenceu as secretarias do centro xuvenil especializado en viaxes para xoves para que lle deixaran sacar unhas fotocopias. As funcionarias preferiron aforrar o traballo e agasallalo cunha guía atrasada. Hai que dicir que, en España, os “timetables” de Interrail son case imposibles de conseguir polo que aquelo era , ben seguro , unha cotizada peza.

O Interrail é un tipo de oferta polo que se pode viaxar en tren por toda Europa todo o que se queira e cun só billete, moi barato. Todos os veráns, as zonas turísticas énchense de mochileiros, cos seus sacos de durmir, as botas goretex e esa ollada perdida de inxenuo visitante. E os bostezos polo sono atrasado. Eles están alí, xunto os turistas de touroperador e autobus. Pódense atopar a solitarios e autosuficientes australianos, grupos de norteamericanos de parola nun MacDonalds, nenos de papá chilenos ou mexicanos que percorren Europa por dous meses, parellas de alemáns pulcramente vestidos, adolescentes holandeses con camisetas do Ajax, ruidosos italiáns con guitarra ó lombo… e españois sen afeitar, sudorosos e arrastrados. Os mochileiros durmen nos trens e nas estacións, comen pouco e gastan os seus cartos en roupa de recordo. Moitos son recoñecibles a kilómetros porque levan camisetas coa marca do Hard Rock de Singapur, Estocolmo ou Roma, esta última por suposto falsificada.

E aquel libriño de horarios de tren era a clave para sacar o máximo proveito do Interrail. Naquelas táboas figuraban todo os enlaces das principais capitais europeas. Aínda que fosen inexactos, daban idea do que se tardaba dunha cidade a outra. Nuns poucos minutos, os mochileiros elaboraron unha ruta que permitía percorrer quince países de Europa en trinta días. Era posible, os cálculos saían. Abondaba con facer un círculo. Saír de Galicia, chegar a París, pasar a Londres e retornar ó continente, atravesar os Países Baixos, subir ata Oslo, baixar por Berlín e Praga ata Viena, visitar Italia e regresar pola Costa Azul e Barcelona. “Eu quero velo todo. Gostariame saber cómo funciona o resto de Europa e comprobar se son tan prácticos e modernos como pensamos en España”, explicou o mochileiro.

-¿E pasamos por Suiza?, preguntou Manuel.

-Tamén. Damos un rodeo para ir a Venecia e xa está. Hai un nocturno que fai esa ruta dende Xenebra.

-¿E tamén podemos ir a Salzburgo? Quero visitar o teatro da Ópera; dicía outro. -Vale, pero a cambio antes subimos por Estocolmo.

-¿Non será moi aventurado ir tan lonxe?

-Non, porque baixamos directos logo a Berlín.

-E xa postos, cando pasemos por Bruselas podemos visitar ós nosos amigos belgas.

Aquelo semellaba un xogo de estratexia no que os mochileiros movían o dedo polo mapa de Europa de cidade en cidade, comprobando os horarios aproximados e calculando as horas de viaxe.

-Pero, ¿dará tempo a ver todo?. Porque eu non marcho de París sen subir á torre Eiffel e o Louvre.

– Digoche eu que París pódese ver en dous días. Hai tempo dabondo. Non podemos pasar máis de dous días en cada país. Saes daquí, chegas a París, vemos a zona centro e no segundo día, pola noite, marchamos para Londres. Se te fixas na taboa de horarios, hai un tren nocturno e un ferri que van a Inglaterra. Ó segundo día de estar en Londres, pola noite, imos a Bruselas. E así sempre. Durmimos unha noite nun albergue e outra no tren. Así aforramos quince noites de aloxamento.

-Isto ten boa pinta. Eu apúntome; dixo convencido o outro mochileiro.

-Eso sí, temos que ir de cutres e gastar poucos cartos.

(….)

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Bélgica

Ferry Londres-Oestende, Bruselas, Brujas, Amberes

Era medianoche. Los mochileros corrían por los andenes de Victoria Station en busca de sus maletas en la consigna. Tenían mucha prisa por tomar el tren de la costa. “Ahora entiendo mejor el inglés. Es suficiente con deducir lo que dicen por el contexto”, afirmó uno. El tren viejo que les llevaba para la costa iba a toda velocidad. El vagón estaba repleto de ejecutivos que se bajaban en las grises paradas de las afueras de Londres. Los últimos que quedaron en el vagón fueron unos inmigrantes africanos con los cascos de música a todo volumen. También estaban sentadas en el mismo compartimento dos españolas de Orcasitas que se dedicaban a grabar las voces y sonidos de todo lo que pasaba ante ellas en un cassete.

-No es mala idea. Así, cuando regreses, has guardado sonidos de aeropuertos, estaciones y de la gente y amigos con los que hables.

Cuando los mochileros llegaron a la última estación, la gente salió corriendo como si la persiguiese el demonio o fuese el fin del Milenio. Los pasajeros se peleaban para tomar un taxi o subirse a un autobús de dos plantas que se dirigía al puerto del ferri.

-Mira aquel señor, casi se pega por entrar en el bus. Andan a puñetazos como si no hubiese autobuses para todos. Allí viene otro. ¡Qué histéricos! ¡Si hay para todos!¡Qué prisas! No era para menos. La carrera de “el último es el más tonto” tenía cierta lógica: el ferri contaba con plazas limitadas y los mochileiros tuvieron que esperar tirados en unas esterillas en el suelo de la aduana durante cuatro horas, durmiendo con la cabeza encima de las mochilas. Dos días sin comer y ahora, cansados y desfallecidos. Sencillamente, les dolía todo.

-Llegaremos con mucho retraso a Bruselas. Puede que a esas horas ya no consigamos albergue.

BRUSELAS DE CERVEZAS CON LOS AMIGOS FLAMENCOS

Los backpackers durmieron agotados en una butaca de turista del ferry hasta Oestende. A su lado, un señor gordo de barba blanca se bebía un whisqui, seguramente comprado en el dutty-free. Por la ventana se podía ver el Canal de La Mancha, nada del otro mundo. Tras pasar la aduana belga, los inmigrantes negros fueron obligados a dirigirse por un pasillo mientras que los ciudadanos de la Unión Europeo descendían por una escalera mecánica, con una gran sensación de estar en casa. Bélgica.

Los backpackers subieron a un tren clásico que no era precisamente una máquina de alta tecnología. El color beige de las butacas recordaba a las aventuras de Tintín en el Congo. Los backpackers estaban decepcionados porque Bélgica, durante el verano, era muy triste, con casas muy simples y grises situadas en un terreno absolutamente llano. Aquellas casas parecían dibujadas por un niño. Quizás, lo más bonito fueran los tejados escalonados, que les daban cierto aspecto de cuento de hadas. Como más tarde verían los viajeros, el país tenía otras cosas sorprendentes como la villa de Brujas, en el mismo corazón de Flandes.

La primera impresión se agravó al llegar a la estación central de Bruselas, supercutre y en reformas. Encima había unos carteles que decían que tuviesen cuidado con los carteristas , conocidos como “pickpockets”.

-Yo me imaginaba que la capital de Europa sería otra cosa más moderna.

La sensación de estar perdidos en una ciudad gris y oscura era completa. Además, no había sitio en los albergues. Perdidos, con el mapa, los mochileros discutían sobre donde debían ir. Y. además, tenían mucha hambre. En el primer albergue , el recepcionista, con mucha retranca , les había dicho que sólo había plazas en las habitacións de literas con capacidad para doce personas.

Los mochileros dejaron las mochilas y salieron a buscar otro lugar para reservar al siguiente día. Pero uno de ellos ojeaba el mapa al revés y el otro no hacía más que llevarle la contraria. En ese situación, uno de ellos encontró el sitio, un albergue dedicado a Tintín, el personaje del comic. Hicieron la reserva para el día seguiente y aprovecharon para telefonear una amiga belga que habían conocido en Madrid en su época de estudiantes.

-Quería hablar con Anne-Marie, dijo uno de los backpackers en inglés.

-Elle torna il dominica-, contestó un hombre, posiblemente su padre.

-¿Qué será Dominica?

-¿Seguro que no te has equivocado de casa?

– Dominica, dominica.

– ¡Ah, ya lo sé! ¡Me quiere decir que Anne-Marie vuelve a su casa este domingo! Dominica debe ser domingo en italiano.

-El domingo es mañana. Será suficiente con volver a telefonear para quedar con ella.

Una vez fuera, el estómago les recordó que estaban hambrientos y decidieron comer en cualquier sitio . En la calle principal, cerca de la Praza Mayor, hallaron restaurantes de comida hindú…

– Es que tienen muy mala pinta.

– Habría que probar; además seguramente son baratos. Pero el argumento no les convenció y los backpackers entraron en un MacDonalds. ¡Para qué complicarse! El viaje era muy largo y no podían correr el riesgo de tener una indigestión con comidas exóticas. Había que ir a lo seguro. Por eso, los backpakers se chuparon los dedos manchados de kepchup y hamburguesa. Después de dos días hambrientos, se dieron un atracón con un MacMenú gigante.

-Si ahora nos viesen los compañeros del club de montañismo nos expulsarían. Será mejor que no se enteren.

-Mira, yo tengo hambre y aquí se come rápida. Aunque las patatas las frían con mantequilla.

Una vez saciados, los backpackers estuvieron listos para iniciar la visita por la ciudad, repleta de kebats turcos, moras con chador y miles de turistas.

-Seguro que los turistas con viaje organizado han gastado un montón de dinero en venir hasta aquí y a nosotros nos sale casi gratis; dijeron satisfechos los backpackers. En la Grand Place, el espectáculo de colores era sensacional. La arquitectura era neobarroca y en el suelo había unas alfombras de flores. Después, tendrían que visitar el Manneken Pis, un pequeño querubín que orina y que es el símbolo de la ciudad. Como era verano, todos los días le cambiaban el traje. También habría que mirar la estatua de los deseos, de estilo ArtNoveau. La leyenda asegura que si el turista pasa la mano por el cuerpo de amante dormida, el visitante regresará a Bruselas en el futuro. Después de pasear por el centro urbano, los bakcpackers entraron en las galerías St. Hubert y las calles comerciales. En estos estrechos callejones había incluso restaurantes de paella española. – Mejor que la comida francesa, que tiene nombres raros y te sirven un plato sin apenas comida. También pasearon por el café Metropolitan, la Bolsa y el mercadillo del barrio judio.

Los backpackers hicieron una ruta por los barrios marginales, donde vivían los inmigrantes árabes. Ellos iban atraídos por el olor a aceita de las “ frites” y los “goffres” , puestos a la venta en los chiringuitos de una feria.

Los backpackers fueron al parque botánico, en pleno centro. Aquel recinto de cristal no se parecía a los jardines ingleses. Y las fuentes eran demasiado cutres. Éstas estaban situados en el suelo, posiblemente para facilitar que los perros pudiesen beber. Los backpackers tenían demasiada sed e intentaron llenar sus manos con el agua, sin éxito. – Ojalá hubiera una fuente en buenas condiciones. En los mismos jardines se podían ver, a lo lejos, el Palacio Real. Más allá, quedaban los campos de batalla de Waterloo.

A última hora, los backpackers se internaron en un barrio cercano a la estación central. Era una zona de modernos rascacielos con fachada de cristal que los belgas construyeron después de demoler el barrio chino. Éste aún era peligroso, a juzgar por los siniestros bares, con anuncios luminosos.

– ¡Tanto hablar de Bruselas!. Pues yo no vendría a vivir aquí.

Los backpackerrs realizaron una rápida visita a la zona de pubs y luego se fueron cenar unas latas de conserva y dormir en el albergue. Luego, ellos entraron en la habitación múltiple, donde había muchos otros jóvenes viajeros.

– ¿Seguro que nuestra habitación es aquí? ¡Está lleno de tías! – Debe ser un dormitorio mixto. Yo no voy a hacer preguntas, sólo quiero dormir. Mañana ya nos cambiamos de albergue.

Por la mañana, el backpacker comprobó, efectivamente, que aquello era un dormitorio mixto. Él tuvo que aguardar en el baño a que una chica, envuelta en una toalla, recogiera el champú de la ducha. Él lo único que quería era afeitarse y quitarse el mal olor. Así es Europa.

Los backpackers almorzaron y llevaron las mochilas a otro albergue que habían reservado el día anterior. Por el camino, unos inevitables canadienses (con la bandera de la hoja roja de roble cosida en un lateral de la mochila) confundieron a los backpackers con unos franceses. Ellos les preguntaron por una dirección, tan perdidos coma los backpackers al llegar el primer día.

– Debe ser porque llevo puesto una camiseta de París; por eso ellos creyeron que eramos de Francia.

Brujas y Amberes

Ellos se instalaron en otro albergue, volvieron a telefonear a su amiga Anne-Marie. Ambos acordaron que se encontrarían con ella en Brujas, corazón de Flandes. Y a la hora convenida, Anne-Marie apareció con su “petit ami”, su novio, un joven risueño, rubio y mofletudo.

– Paul habla algo de español e inglés, dijo la belga, mientras mostraba en su jersey una chapa del concierto de verano.

Los backpackers y sus amigos belgas se metieron en un bar para probar las cervezas típicas de cada ciudad. Había en la mesa cuatro jarras, cada una con una clase distinta de cerveza: roja, de cereza, dulce, agria o clara.

– Tenéis que elegir el sabor que más os guste.

– La cerveza de mi pueblo, que es esta, sabe muy ben; indicó Paul con cara inocente. Intentaba influir en el jurado.

Realmente, la cerveza con sabor a cereza sabía muy bien. La invitación valió la pena. Los amigos belgas se despidieron, después de criticar a los holandeses por tacaños en los campings.

Y los backpackers continuaron el viaje en dirección a Amberes. El triángulo Bruselas, Brujas y Amberes era ideal para conocer Bélgica en dos días. La visita a Amberes apenas duró una hora. Esta dinámica ciudad estaba tan cerca de Holanda que parecía otro país. Lo más sorprendente era ver circular a los rabinos judíos en bicicleta, vestidos de negro, con largas barbas y tirabuzones. Aquella era una ciudad totalmente exótica para unos jovenes backpackers españoles.Después de presenciar un torneo de arqueros mediavales con ballesta, los backpackers retornaron a Bruselas.

El regreso fue un viaje aburrido. En Bruselas, los backpackers tomaron una cena rápida con latas de atún y pulpo.

– ¡Qué triste!. Qué viaje más cutre. Me gustaría tener un montón de dinero y vivir en plan de hotel.

– Mejor así que nada. Ahora somos jóvenes y podemos ir de pobres.

La conversación acabó ahí. Al día siguiente, ellos debían madrugar para viajar hasta Holanda.

(….)

……………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Suecia

ESTOCOLMO: EL FESTIVAL DEL AGUA

A las cinco de la mañana amaneció. El tren cruzaba Noruega y ya se adentraba en Suecia. Era un día soleado y daba la impresión de que era un buen presagio para entrar en este exótico país poblado por rubias. En la estación de Estocolmo, los mochileros se dirigieron al mostrador de información en busca de un alojamiento. Ellos observaron que la dependienta o azafata tenía un letrero en español.

-¿Habla usted español?

-Algo. Lo aprendí en Torremolinos.

El resto de la conversación continuó en inglés. Los mochileiros entendieron que el albergue juvenil estaba en un barco anclado en el puerto.

-Todo recto, está clarísimo.

Al lado de ellos se colocó una chica. Ella les preguntó en inglés:

– ¿Vais al Youth Hostel?

– Sí. Podemos ir todos en la misma dirección.

-¿De donde sois?

– De España, ¿y tú?

-De Eslovenia.

-Eslovenia, ¿donde queda eso? -interrogó un mochileiro al otro.

– Sí, claro, es una república del Báltico.

– No… Es de la antigua Yugoslavia -replicó medio indignada medio en broma la muchacha.

Cuando llegaron al buque, la chica se despidió. La recepcionista indicó a los backpackmen que debían ir a dormir a otro albergue situado en tierra, a apenas 50 metros de allí.

– Podíamos quedar con ella para dar una vuelta después.

-¿Para qué? Si a ella no la vamos a ver más.

– Con esa filosofía no vamos a conocer nuevos amigos.

– No se trata de eso. Yo desde luego hago el viaje para conocer Europa.

Finalmente, los backpackers entraron en el albergue. Tan arriba en el mapamundi era difícil encontrar compatriotas españoles. No así los inevitables italianos, que esta vez venían acompañados de sus guitarras. Después de dejar las mochilas, ellos salieron a pasear por el centro de Estocolmo. Pronto ellos se dieron cuenta de que el albergue se encontraba en medio de una gran fiesta: el Water Festival. La fiesta que se hace todos los años a mediados de agosto. El puerto fluvial estaba lleno de veleros, tenderetes de feria y atraciones. Tampoco faltaban las carpas para beber cerveza. El ambiente era muy bueno, con miles de personas que miraban para los puestos de artesanía, los campeonatos de natación y el salto de altura, así como otras cosas de interés. También había concertos gratuitos al aire libre, de rock, y repleto de heavies, donde la gente se impacientaba por un sólo minuto de retraso en la actuación.

– Hay tantas chicas rubias que me duelen los ojos de mirar tanto, -dijo un mochilero.

Los backpackers pasearon por el casco viejo y subieron en ascensor a un mirador desde el que se podía divisar todo Estocolmo. Destacaba el chorro de auga o geiser en el medio del estuario y también las decenas de cúpulas de cobre verde de las iglesias y monumentos, tan típicas de los países escandinavos y centroeuropa, y en general de los países protestantes. Tampocó faltó la visita a los rastros de la cidade, animada por vendedores ambulantes sudamericanos y grupos musicales peruanos. Después, regresaron a dormir tras un día de paseo, en el que tampoco faltó un vídeo al aire libre sobre los logros de la empresa Siemens.

Por la noche, un señor que compartía la habitación de literas no hacía máis que hablar solo y dar vueltas por el dormitorio

. -A mi ese señor me da miedo; susurró el otro backpacker.

Estocolmo-Malmö

Al día siguiente llovía mucho y los dos viajeros decidieron emprender el viaje a Berlín. Sería un trayecto muy largo, debería cruzar de día toda Suecia y además no tenían plaza reservada. Así que tuvieron que ir de pie en los pasillos del tren durante varias horas. El backpacker quedó asombrado cuando vió una chica rubia que se había teñido el pelo de color verde.

– Nadie está contento con lo que tiene.

Mientras, el otro mochilero logró sentarse junto a unas suecas que le invitaron a galletas y le dieron conversación en inglés.

-¡Qué suerte! Y yo que tuve que soportar a un sueco que se dedicaba a recoger periódicos usados entre los asientos.

El paisaje del sur de Suecia estaba lleno de grandes árboles. Parecía como si, de repente, el tren se hubiese internado en un bosque de hayas de Canadá.

– Esto sí que es una explotación forestal.

A última hora de la tarde, llegaron a Malmö para tomar el tren hacia Berlín. Uno de los backpackmen casi pierde el tren tras apearse para comprar comida en la estación. Logró subir a tiempo con una especie de pan salado en forma de ocho.

-Ya creí que no llegabas!

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Mediterráneo

CAPÍTULO 3 (versión borrador)

VIAJE POR EL MEDITERRÁNEO

Milán, Venecia, Grecia, Turquía y el Tirol austríaco

– Pero, ¿estáis seguros de que vamos a llegar a Turquía? Hasta que yo no lo vea, no lo creo; dijo Fhata, el camarero argelino del bar Enredos. El backpacker y sus amigos esperaban sentados encima de la mochila en el andén de la estación francesa posterior a Port Bou. En Barcelona, ellos habían consultado erróneamente los horarios, por lo que perdieron un tren rápido a Milan. Ahora, tenían que conformarse con pasar la noche en el andén, junto a otros backpackers que viajaban con Interrail . Allí había de todo, desde las catequistas que habían ahorrado para poder viajar a ver al Papa. También había el grupo de arrastrados sin afeitar ni duchar que viajaban con cuatro monedas a base de bocadillo y esterilla. Quizás, los backpackers pertenecían a este último grupo. Lo cierto es que ellos iban preparados para resistir quince días en Italia, Grecia, Turquía y el sur de Austria. Había la posibilidad de visitar Eslovenia, cuya costa era muy turística y no sufría la guerra de Yugoslavia. Aquel iba a ser un viaje en verano y con calor. Por eso, llevaban ropa suelta y las sandalias sustituían las botas de goretex.

El tren de SCNF, destino Milán, llegaba con mucho retraso y los backpackers estaban impacientes. “Pero no decían que era tan bueno el transporte francés?”, protestaban. Por altavoz, el jefe de la estación explicó que había un incendio el monte y que el tren estaba allí parado. “Sois unos llorones. Esto no es nada comparado con un viaje de Paris a Barcelona. Aquello fue después de un atentado árabe en el Metro de París. Las estaciones estaban vigiladas por los policía judicial y ellos explotaban todas las maletas sospechosas que hallaban en las taquillas. Después, hubo una amenaza de bomba y los viajeros tuvieron que bajar del tren y esconderse en un pasillo subterráneo como si aquello fuese un bombardeo”, recordaba el backpacker, como si acabase de regresar de la guerra de Indochina. Mientras ellos charlaban en el andén, las camareras de la estación francesa aprovecharon para vender baguettes. Lo cierto es que apetecía tomar un cafe au lait, para resistir despierto el resto de la noche. Por fin, apareció el tren. Aquel debía ser el peor equipamiento ferroviario de la SNCF. Estaba claro que el billete Interrail no daba derecho a un viaje en el veloz TGV pero aquell vagón parecía de los años 50. El backpacker pensó que aquello no era raro porque él estaba acostumbrado a que los trens más lujosos y caros de Alemania fuesen los modelos de compartimento, unas máquinas lentas y desvencijadas. El tren paró en la vía y todos los viajeros, cargados de mochilas, subieron a toda prisa en medio del caos para intentar conseguir sitio. El backpacker y sus amigos conocían todos los trucos y corrieron por el andén hacia los vagones de cola, lejos de la multitud. Estaban en lo cierto porque, efectivamente, los compartimentos estaban vacíos. Respiraron aliviados cuando subieron y encontraron sitio. En realidad, aquel era un tren italiano. El backpacker reconoció pronto el origen porque los compartimentos de los trenes italianos llevan un gran espejon y miniaturas de arte italiano. Acomodados, ellos cerraron las cortinas y se acomodaron para dormir los cuatro tumbados. No hubo problema para modificar los asientos para que se convertiesen en tumbonas. Allí estaba José Luis, que había viajado años antes con unos amigos en coche hasta Praga, Javi y su novia Su, excursionistas de toda la vida. Cuando apareció el interventor de la SCNF, éste les confirmó que el tren partía para Milán. Así que durmieron tranquilos. Grave error. Al salir el sol, el tren cruzaba a gran velocidad la Costa Azul. Allí, el backpacker se reencontró con Mónaco y la roca donde se elevaba el palacio. También estaban las playas habilitadas en zona de roca y diques de hormigón. Lo único que le faltaba era arena.

El tren tuvo que parar en la frontera entre Italia y Francia. Varios jóvenes italianos vendían desde el andén bebidas frescas y chucherías. Los backpackers se percataron de que vagón se había vaciado y que los últimos pasajeros se apeaban del tren con mucha prisa. Intrigados, los backpacker leyeron horrorizados un cartel que advertía que aquel vagón regresaba a Francia. Una viajera sudamericana que arrastraba su maleta les confirmó las sospechas. Cogieron las mochilas y saltaron a gran velocidad por el andén hasta que alcanzaron un tramo del tren que se dirigía para Italia. Y el tren partió. El convoy prosiguió su viaje. Las villas italianas eran más modestas que las francesas. La riqueza de un país se podía medir por la limpieza y los colores brillantes. Y por eso, el norte de Italia era más lóbrego que el sur francés, con casas más coloridas. La misma teoría se aplicaba a la limpieza del aire. Quizás, otros emplearían las tablas económicas del PIB, pero el backpacker medía la riqueza de un país por el color de las casas. Por ejemplo, el Tirol austríaco era más rico que el norte italiano porque las viviendas estaban muy bien cuidadas. Algo que se contradecía con los suburbios de Milan, la capital económica de Italia.

Milán

Los mochileros no tenían mucho tiempo para perder en Milan y, al apearse en la Stazione Centrale, tomaron rápidamente el Metro en dirección al albergue. El hostal estaba situado en una zona de urbanizaciones. Había gente que aguardaba a que los responsables del albergue abriesen la porta para coger una plaza. Una australiana observó el colgante que lucían José Luis y Su. El collar era un trisquel o esvástica celta, muy popular entre los jovenes gallegos. Lo curioso es que la australiana también llevaba un trisquel como colgante. Los pendientes también tenían el mismo símbolo céltico. La chica explicó que sus padres eran irlandeses y, por eso, llevaba joyas celtas que había comprado en Londres mientras pasaba allí dos años trabajando. “Muchos australianos hacen eso”, ella explicó. Por fin, abrieron el albergue y los backpacker, después de reservar plaza, decidieron acompañar a la australiana a visitar el centro.

El casco urbano comenzaba en la Stazione Termini y el primer monumento era la inmensa fortaleza Sforza. En el patio se celebraban conciertos y fiestas veraniegas. Había un museo gratuito de la ciudad pero tenía varias armaduras que no llamaban mucho la atención. En el exterior, una secta religiosa que apoyaba la supervivencia de la unidad familiar repartía a los viandantes pequeños vasos con licores italianos. El backpacker, que tenía mucha sed, él hizo varias rondas por aquella calle. Sus amigos le reprendieron por su descaro. ” Tengo mucha sed y las bebidas azucaradas son buenas para la fatiga”, se justificó, mientras daba un sorbo. Realmente, aquel viaje no se aparecía a aquellos tiempos en los que bebían de las fuentes. Pero aún así había que ahorrar pesetas. Al salir de la fortaleza, los backpackers llegaron a la calle Dante, la principal de Milán, llena de cafés y terrazas. Inmediatamente, el backpacker recordó Munich.

Caminaron por aquella calle hasta llegar al Duomo, la famosa catedral barroca de Milán. En la plaza, los turistas y las modelos de Europa del Este fotografiaban las palomas. Los carabineri vigilaban de cerca, aunque estos policías parecían más preocupados en reñir a las pandillas de motoristas italianos que aparcaban su Vespa en la plaza para observar a los turistas. Las palomas, inevitablemente, recordaban la plaza de San Marcos de Venezia. Después de callejear en busca de una torre, los backpackers y la australiana retornaron al Duomo. Allí mismo, en una calle a la derecha estaba la Opera, muy cutre, y las famosas galerías comerciales de cristal. El backpacker se sintió decepcionado porque pensaba que allí estarían las más famosas tiendas de moda italiana. “Pero si esto es muy cutre. Es mejor el centro comercial de Cuatro Caminos”, protestó el backpacker ante tanto lujo y tiendas de escaso prestigio y aburridas. Aunque, arquitectónicamente, la galería comercial era impresionante, con el techo y las bóvedas suntuosamente decoradas. Eran mucho mejores que las de Bruselas. Los backpackers vigilaban de cerca a los italianos, que andaban rondando a las chicas de la pandilla con gran descaro.

La visita a Milán terminó con una cena en una pizzería de comida italiana rápida. La australiana se lamentó porque era demasiado caro para ella. El backpacker reconoció que ahora iban de señoritos. Ellos viajaban ahora sin tener hambre pero tampoco eran turistas gordos que se bebían jarras de cerveza en las terrazas y tomaban fotografías con cámaras digitales. Al día siguiente, un amable italiano orientó a los mochileiros por el Metro hasta la estación de ferrocarril. La siguiente parada estaba en Venezia. Por altavoz, el interventor anunció la partida del tren: “Stazione de Milano, via due”. Aquella frase en italiano se convirtió en familiar en las siguientes semanas.

Venecia

Pero antes ellos debían cruzar el Norte de Italia, por Verona, capital del granito. El paisaje era llano, de color siena, y al fondo las montañas. Los campos estaban regados por aspersión y su imagen recordaba los grandes campos de Castilla. Regresar a Venezia impresionó al backpacker, que halló las aguas más limpias y la ciudad más ordenada. Nuevamente, el backpacker quedó impresionado con la imagen de los gondoleros y los vaporettos que navegaban frente a la estación ferroviaria de Santa Lucia. Él pensaba que aquella ciudad era de cuento de hadas. ¡Había que tener mucha imaginación para construir casas en medio de la laguna! Esta vez, los backpackers durmieron en un hotel barato, cerca de la estación. Por supuesto, la habitación tenía capacidad para cuatro personas acostadas en colchones. En Venezia siempre había sitio para todos.

Luego, ellos aprovecharon toda la tarde para visitar la ciudad y ver el Ponte di Rialto y la piazza de San Marcos. Allí seguían inamovibles los restaurantes de lujo, con las orquestas tocando en la calle melodías románticas de siempre. El backpaker soñó que algún día regresaría como un señor y se sentaría en una terraza a disfrutar de aquella música que tantas veces había oído. Pero ahora, aquella imagen era un lujo. Él tenía suficiente el caso de Eladio y su amigo que viajaron en Interrail por Centroeuropa. Ellos iban sin dinero y, por un día, decidieron darse un capricho. Se sentaron en la terraza del pianista de San Marcos y pidieron al camarero un un agua mineral, la consumición más barata que había en la carta. Casi sufren un infarto al leer la cuenta: 2.000 pesetas (12 euros). Tras conocer aquella experiencia, los backpackers sabían que aquellas terrazas eran tabú para un cutre. Aquellas 2.000 pesetas eran suficientes para pagar cuatro comidas en un Burguer King.

Eso les recordó que tenían que comer. Pronto buscaron un MacDonalds. Había mucha cola y los turistas checos protestaban porque el dependiente se hacía el remolón y él replicaba a los clientes eslavos que él no entendía el inglés. Esto era una gran mentira. El checo se cansó de esperar a que le sirvieran las hamburguesas y él vio como el backpacker con gran tranquilidad se adelantaba en la cola para pedir más sobres de kepchup. El turista protestó, indignado, mientras que el dependiente se encogía de hombros. Indignado, el checo se dirigió a su familia y amigos y se fueron a otro lado. “¡Esto es un insulto! ¡No queremos nada vuestro!”, dijeron desde la puerta. El backpacker sospechó que los europeos del Este no eran apreciados en Italia.

Después, de noche, el backpacker llamó a su amiga austríaca Gabi. Él quería visitarla en Villach, en la frontera entre Eslovenia, Austria e Italia. Mientras, los amigos continuaría la visita a Venecia. Al día siguiente, por la mañana, el backpacker se despidió de sus amigos: “Nos volveremos a ver dentro de dos días en el andén 1 de la Estación Termini de Roma”, dijo. Ahora, el tren surcaba el Norte de Italia, Trento, ciudad que perteneció a Austria hasta el siglo pasado. Aquello se podía apreciar en la arquitectura de las casas: la simplicidad italiana de piedra y cal fue sustituida por la construcción en madeira.

Los Alpes Austríacos

El tren quedaba enano ante los imponentes Alpes Italianos. Villach, ciudad de la región de Carintia, estaba a veinte kilómetros más allá de la frontera italiana. El backpacker consideró prudente repasar sus conocimientos de alemán. En apenas tres días, el viajero había cambiado el gallego por el español, francés, italiano y ahora alemán. Aquello era mucho cambio. Y porque, finalmente, no viajó a Eslovenia.

El cambio de paisaje entre Villach e Italia era abismal. Aquella era una villa muy cuidada, con casas de colores. Estaba todo milimétricamente diseñado. Nuevamente, por instinto, el backpacker comenzó a respetar los pasos de cebra. Él se percató pronto de que, al igual que en Viena, se sentía como un criminal si cruzaba un semáforo con luz roja para los peatones. La villa estaba de fiesta y las calles las cortaron al tráfico para instalar locales de atracción.

El backpacker preguntó por la oficina de información turística y acabó por entrar en una Casa de Cultura. Éste explicó que buscaba un YH. La atractiva directora se ofreció a llevarlo en coche porque le quedaba de camino. El backpacker explicó en inglés los motivos que le llevaron a visitar Villach mientras la mujer conducía y protestaba por el tráfico durante los días de fiesta.

– Así que usted viene del Norte de España. Yo siempre quise visitar el mar, porque en esta ciudad me siento atrapada. El backpacker replicó que Villach también era bonito. Él le preguntó a la austríaca si una visita a Eslovenia podía ser interesante.

– Está mejor Croacia, pero sólo al Norte porque las carreteras del resto del país aún están sin reparar después de la guerra.

– Para mí, la ciudad más bonita del mundo es Venecia. – No lo creo. Está muy sucia; replicó la directora de la Casa de Cultura, mientras ella aparcaba en el YH.

Y ella añadió: “Estamos de fiesta y el albergue estará lleno. Si usted tiene algún problema para encontrar plaza puede alojarse en mi casa”.

El backpacker agradeció la oferta pero él no quería abusar de la hospitalidad de aquella atractiva y educada fraulein. Así que se despidió y probó suerte en el IYHF. Dentro había varios miembros del coro de la iglesia y un viejo tirolés. Éste último criticó al backpacker por parecer cansado al cargar una mochila pequeña y poco pesada. Después de encontrar litera, el backpacker paseó por el pueblo austríaco, en plenas fiestas. Él tenía que hacer tiempo hasta el día siguiente, cuando él había quedado en encontrarse con su amiga Gabi. Por la calle había muchos grupos de titiriteros, músicos eslavos vestidos de cíngaros que tocaban una bandurria gigante y triangular. Aquello era muy divertido y el backpacker tenía ganas de beber una cerveza fresca y espumosa acompañada de unas salchichas blancas.Pero él entró en un McDonalds, algo más práctico y barato.

Al salir, el volvió a sumarse a la multitud de curiosos que rodeaban a los músicos ambulantes. Él también observó a unas chicas vestidas de negro que bailaban flamenco pero sin harmonía. Aquella danza era improvisado. Los escasos curiosos ni les dejaban propina. El backpacker incluso pensó que el número de flamenco era ilegal y que aquellasbailaoras no tenían permiso para actuar. Ellas parecían unas turistas o estudiantes que observaron al resto de los grupos y, espontáneamente, se pusieron a bailar sin ensaiar. Estaban equivocadas si ellas creían que iban a ganar muchas propinas. Además, las bailaoras eran genuinas andaluzas y, lógicamente, tenían muy mal genio. Por ello, el backpacker prefirió callar y ocultar que era un compatriota.Los españoles eran fáciles de conocer por sus “espectáculos”. Cansado, el backpacker retornó al albergue. Sus compañeros de habitación hablaban en alemán o ruso.

Al día siguiente, el bacpacker y Gabi visitaron la ciudad. Ellos subieron al campanario de la iglesia principal desde la que él veía todo el río y las montañas.

– Aquel pico separa Italia, Eslovenia e Austria. Cada porción de montaña pertenece a un país. Luego, los padres de Gabi llevaron en coche al backpacker hasta un castillo privado donde ellos podían divisar todo el valle y los principales lagos de la zona. Uno de ellos tenía un castillo donde se rodaba el culebrón televisivo más sonado de Austria, ambientado en la época nazi. El backpacker, al ver aquel turístico lago, se acordaba de Ginebra. Los austríacos invitaron a todas las bebidas al backpacker y este, agradecido, les correspondió. Sus anfitriones querían cenar porque eran las ocho de la tarde y anochecía. Desde uno de los castillos se podía ver un lago verde y todo el valle.”¿A qué hora se cena en España?”, preguntó la familia austríaca. “A las diez de la noche”, contestó el backpacker ante la sorpresa de sus anfitriones. En la cena, el backpacker pudo degustar un zumo de grosella que Gabi recogía en el bosque.

Por la noche, Gabi y el backpacker regresaron al centro para ver las fiestas. Una señora vendía galletas en forma de corazón y con la leyenda en alemán “Recuerdos para…”. Gabi explicó que las galletas eran típicas de Austria: “Se dan a una persona que se quiere”. El backpacker puso cara de póker y replicó: “Cogeré este que dice: Recuerdos desde Villach”. Y pensó: “Si tengo hambre, cuando visite Grecia, podré comerme la galleta para sobrevivir”.

Él pensaba que aquellos días idílicos en Austria se acababan y llegaba la hora de volver a Roma, cruzar el mar hasta Grecia y continuar el viaje hacia Turquía. Gabi se despidió a medianoche y el backpacker quedó en el andén aguardando el tren que lo llevaría a la capital italiana.

El ferrocarril procedía de Viena y estaba lleno por lo que el viajero optó por meterse en un compartimento de seis personas, junto a una pareja norteamericana y unos jóvenes afroamericanos. El backpacker tuvo que dejar su equipaje en el pasillo y lo vigiló toda la noche. “No tengo muchas pertenencias pero no quisiera que me roben la mochila”, pensó él. Los afroamericanos no paraban de mirar por la cortinilla a medida que el tren se acercaba a la frontera. El backpakcer pensó que ellos querían ocultar algo porque cambiaban algo de unas bolsas a otras. Poco después llegó la policía italiana con perros que olían la droga. Los guardias pidieron la documentación a los negros mientras registraban la primera bolsa. La inspección no dio resultados y los guardias se marcharon.

Los traficantes negros respiraron tranquilos y, pocas paradas después, se apearon con su misteriosa mercancía. El tren llegó a la Estación Termini de Roma a las nueve de la mañana, pero en el andén 1 no había nadie que le esperase. El backpacker tuvo que llamar a sus amigos, que llevaban teléfono móvil, y les dejó recado en el buzón de voz. Un cuarto de hora después ellos aparecieron: “Oimos tu mensaje”, dijeron alegres.

(…)

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Escocia

Invierno en Loch Ness

Después visitaron la galería de arte escocés de Abeerdeen. Los cuadros eran retratos de la época romántica, con rostros oscuros y apagados. El mochilero recordó el arte húngaro por su color siniestro. También había obras de MacIntosh, el diseñador escocés más conocido en el mundo y que era admirado por su amiga francesa. Sarina explicó que esa noche estaban invitados a cenar en la casa de una familia escocesa que vivía en el centro del país, en la Escocia rural. ¡Aquello sí que era suerte!.

Tomaron el autobús porque el precio del autobús era prohibitivo. El camino en dirección a Dundee tenía colinas y la carretera era estrecha y con muchas curvas. Algunas veces aquel tramo era siniestro, como si el autobús se internase en un bosque encantado. Quizás hubiera algo de mágico, porque el backpackmen y su amiga debían realizar una parada de autobús en la villa de Peter Pan, en Kirremur. Las casas podrían pasar por las del cuento.

La amiga de Sarina, missis Jennifer, les esperaba para llevarlos en coche a su casa. Estuvieron cerca de un cuarto de hora circulando por los caminos rurales hasta que llegaron a una casa de campo, que como en el resto de Escocia tenía un porche de cristal, seguramente para evitar la lluvia. Saltó para recibirles un simpático collie. La casa estaba llena de citas en latín escritas en la pared y que pertenecían al anterior dueño. El padre de Jennifer, un señor de barba blanca y sonriente que trabajaba de jefe de un laboratorio de análisis alimentario, estaba en la cocina preparando la cena. La francesa entregó los regalos de cortesía: auténtico queso francés, que se sumó en la mesa al queso de wisky escocés. La cena era una especie de menestra con crema de lasaña por encima. Estaba muy sabrosa. El backpacker hablaba un inglés con dificultad, por lo que al hablar con la chica francesa empleaba el francés. El anfitrión se dio cuenta y preguntó por el motivo.

-Puede resultarle algo difícil de creer, pero yo estudié inglés durante 20 años inglés y sólo uno francés, ¡y entiendo mejor el francés!

-¡Es asombroso!, dijeron Jennifer y mister MacLean.

-Pienso que el francés es fácil para los españoles porque ambos lenguajes proceden del latín, lo mismo que el latín. Por eso mismo, para los escandinavos, alemanes u holandeses les resulta sencillo dominar el inglés.

A la cena se sumó Miss MacLean, que acababa de llegar de los ensayos de su grupo coral escocés. El señor MacLean dijo a su mujer:

-Nuestro invitado es amigo de Sarina. Dice que estudió 20 años inglés y que habla mejor el francés en un sólo año de aprendizaje.

La madre mostró su sorpresa y luego añadió hacia su hija en tono de sugerencia:

-Jennifer también sabe francés. Así que es bueno que practiques.

El packbacker aprovechó para contar sus aventuras por Europa. Si alguien le creyera, se podría decir que la conocía como la palma de su mano. En la comida, Jennifer explicó al backpackmen que quería visitar toda Escocia. El modo más barato era salir de Edimburgo, y seguir hacia Glasgow, proseguir por la costa hasta Oban y llegar hasta Inverness, donde estaba el lago Loch Ness. En total, seis días. El backpackmen no pudo menos que regatear.

-Pero si en seis días también me da tiempo a cruzar hasta Irlanda, visitar Dublín y volver.

-No. No puedes hacer que ves las cosas. Edimburgo necesita dos días para verse.

Al backpacker, que visitara todo París en dos días, le daba la risa. Él no se daba cuenta de que el invierno escocés era tan crudo que a las cinco de la tarde ya era noche cerrada y no iba a poder ver nada. Éste también explicó que su ilusión era visitar Loch Ness.

-No vale la pena, no tiene nada. Es un mito para atraer a los turistas y a los bobos; respondieron sus anfitriones escoceses.

-Pero yo quiero ir personalmente para ver al monstruo; insitió el backpacker. Jennifer se ría a carcajadas, pensando en la ingenuidad de su invitado español. Pero la madre recordó lo que le sucediera a su tío en el Lago Ness. Todos enmudecieron para escuchar el sobrecogedor relato.

-Mi tío dijo que había visto al monstruo. Este era grande y oscuro, y tenía muchas escamas.

El backpackmen decidió que debía visitar Loch Ness, definitivamente para ver con sus propios ojos al monstruo. Jennifer le explicó que en Escocia había lugares más bonitos como Oban, cerca de la isla de Mull y Iona. Insistió tanto de la belleza de aquella costa que el backpackmen hubo de anotarlo en su agenda de mala gana. Después, todos pasaron al salon. Éste era particularmente grande, con una hoguera automática y tenía colgados en las paredes cuadros de algunos antepasados escoceses del clan MacLean. También había un piano. Mister MacLean dio a probar el mejor whisky de su casa. Pero el backpacker pensó que, efectivamente, los escoceses eran tan tacaños como decían porque vertió tan poco wisky que apenas cubría el fondo del vaso.El señor MacLean explicó a la francesa y el backpackmen que olieran el licor. El aroma era tan fuerte que parecía que se iban a beber un litro de aguardiente.

Una vez comprobado que era una bebida muy alcohólica, el señor MacLean les recomendó que sostuvieran con sus manos el vaso para que el whisky se calentara e hiciera evaporar parte del alcohol. El backpacker se cansó al rato y al beber un trago se sintió como si le quemase todo por dentro. Ciertamente, no pasó la prueba del whisky escocés. La conversación continuó hasta la medianoche y el backpackmen tuvo que contestar a preguntas sobre si el calor en Sevilla, una ciudad recomendable para visitar, era seca o húmeda.

-Hacen 50 grados en verano, pero creo que no es importante si el calor era seco o no. Al parecer no era igual y los escoceses insistieron. Por lógica, pensó el packbackmen, si está en el interior debería haber calor seco puesto que los efectos benignos del río Guadalquivir no deben ser importantes. La respuesta satisfizo a la familia, quienes pensaron que si en Sevilla seprodujese calor húmedo aquello sería insoportable porque sería como cocerse dentro de un caldo. Los invitados continuaron hablando de las vacaciones y los planes de verano. Después, el backpackmen y la francesa fueron a dormir al cuarto reservado para las visitas.Las camas estaban dispuestas con una sábana doble (como si fuese un sobre) y por encima un caliente edredón. Dentro, donde los pies, una bolsa de agua caliente. En el techo había pegados unos puntos fosforescentes que simulaban el cielo estrellado. Se veía perfectamente las dos osas, Orión, la estrella Polar y el Dragón. Realmente, parecía que ambos dormían a cielo abierto. Los invitados estaban realmente cansados y durmieron a pierna suelta.

Por la mañana, Jennifer les mostró las montañas de los alrededores. El backpack y su amiga bretona eran continentales y , nuevamente, se equivocaron de puerta al acceder al coche. Era poco fácil acostumbrarse a los volantes en el lado derecho y a entrar por la puerta derecha.

-Creo que este país está al revés y eso es lo que me atonta.

-A mi también; reconoció Sarina. El coche se dirigía ahora por las carreteras comarcales, cerca de Kirriemur. Por la mañana había nevado pero el quitanieves ya había limpiado la calzada. De todos modos, era necesario tener cuidado. El paisaje estaba compuesta por colinas suaves, cubertas de hielo. Era una zona verde pero con pocos árboles. Jennifer paró el coche cerca de un bosque y los tres amigos bajaron, junto con el perro de la familia MacLean, que iba metido en el maleteiro. Los tres subieron por el bosque hacia un promontorio donde la estudiante escocesa quería mostrar algo. Mientras pisaban la nieve, el backpackmen observó un hecho asombroso: la neve brillaba con destellos de los colores del arco iris. Aquello era lo nunca visto. La nieve escocesa emitía miles de microscópicos cristale que hacían el efecto óptico de estar pisando nieve de colores.El backpacker comenzó a entender el lenguaje de los esquimales, quienes emplean decenas de nombres para detallar la gama del color blanco de la nieve. Cuando llegaron a la cima, Jennifer les mostró una torre de piedra, que nadie sabía porqué estaba allí. Realmente, desde allí los tres amigos pudieron admirar una panorámica increíble. El backpackmen intentó imaginar cuál sería el pasado de aquella torre, que lo mismo podía ser de homenaje que de vigilancia. No era dificil ver llegar miles de bravos escoceses en plan Braveheart para luchar contra sus enemigos ingleses. Jennifer rompió con el misterio cuando explicó que la torre simplemente era monumento sin ningún tipo de leyenda oculta. Los tres amigos siguieron su ruta por la campiña escocesa. Ahora, Jennifer señalaba un castillo y explicó que aquel espectacular castillo era de la reina de Inglaterra.

-Y su majestad viene alguna vez?

-Nunca. Después pasaron por una zona donde pastaban las vacas escocesas que se parecían a los búfalos. También resultaban curiosas las ovejas de cara negra y lana blanca. Ciertamente, los animales escoceses eran muy curiosos. Ahora pasaban cerca de un grupo de hombres y el backpackmen preguntó si eran campesinos.

-No, ellos van de caza; respondió Jennifer mientras sonría cínicamente al ser saludada con efusivo interés por uno de los cazadores. Cuando el coche llegó a una vieja mansión victoriana abandonada, la joven francesa y el backpackmen pidieron que parase el coche para fotografiar la “casa de los fantasmas”. Realmente, daba miedo aquella casa en el monte, rodeada de cuervos. Era como se allí rodaran la familia Monster o Psicosis. Luego regresaron a la casa de campo, donde cenaron. Era una forma de hablar porque en realidad todavía eran las doce del mediodía y sólo tomaron un pequeno tentempie de pan y queso. Suficiente para recargar las pilas hasta el momento de cenar, que sería alrededor de las seis.

El resto de la tarde transcurrió en un laboratorio de análisis alimentario que dirigía mister MacLean. El backpackmen y la francesa se colocaron gafas protectoras, que realmente molestaban a la vista, y ellos atendieron las explicaciones del analista. Allí había todo tipo de aparatos, inluido el autoclave para centrifugar las muestras. El backpackmen prestó especial atención a los irónicos comentarios de mister MacLean sobre las hamburguesas.

-Mezclan distintos tipos de carne. A mayoría no pasarían un control severo; dijo mister MacLean mientras se encogía de hombros.

-Es cierto. Tengo una amiga que trabaja en un Burger y si les cae una hamburguesa al suelo la recogen y la vuelven a echar en la plancha ¡Qué asco!; añadió la francesa. El backpackmen asintió tímidamente, mientras reflexionaba sobre las veces que había insistido para ir a comer a los McDonalds o a Burger King. Aquello era una rutina en muchos viajes. Luego recordó el caso de las vacas locas.

-Me cuesta creer que el Reino Unido hubiese sacrificado dos millones de vacas, tal y como le obligó la EU.

-Sí, el proceso ya está casi finalizado; contestó el jefe del laboratorio.

-Pues es poco fácil de creer.

-¡Ah, la polemique!; interrumpió la francesa.

El paseo por el laboratorio finalizó y Jennifer retornó para buscarlos y llevarlos a la estación. El doctor MacLean, que se movía graciosamente como se ofreciera un vaso de wisky a sus anfitriones, le propuso hacer prácticas de verano a Sarina. También se despidió del backpackmen:

-Si hace la ruta de seis días por Escocia, puede quedar esta noche en mi casa, de camino a Edimburgo y así no perderá tiempo.

-Gracias, pero aún no decidí que voy a hacer. Hoy es hoy, y mañana es mañana; contestó el backpackmen, poco convencido del plan maratoniano que le propusiera Jennifer. En la estación de autobuses, de camino para Abeerden, Sarina le preguntó al backpackmen si iba a hacer la ruta de Jennifer. El mochileiro puso expresión de vago y se encogió de hombros. No tenía ningunas ganas. Para nueve días que iba a pasar en Escocia los prefería pasar con su amiga.

Pero Sarina insistió: -Si mañana te vas para Edimburgo, es mejor que salgas pronto porque después anochece. El backpacker entendió que la francesa le estaba insinuando que debía marcharse de Aberdeen porque estaba cansada de él.

Aquello era una despedida a la francesa y replicó ofendido:

-Bueno, pasaré el resto de mis vacaciones dando vueltas sólo por Escocia. Y el último día regresaré a Aberdeen para tomar el avión y decirte Good Bye!.

-¿Decirme Good Bye?; dijo Sarina con cara de pena.

El backpacker se calló para reflexionar y llegó a la conclusión de que debía haber un malentendido o una confusión, quizás por el cruce de idiomas, francés e inglés. Sólo llevaba día y medio en Escocia y su amiga ya le estaba invitando a perderse por medio del país. Aquello sólo podía ser un error. El resto del viaje de vuelta en autobus ambos permanecieron callados sin hablarse. A las seis acordaron tomar el bocadillo que había preparado Sarina.

La francesa decidió confesarse:

-Quizás estoy muy agresiva. Puede ser por los nervios de la visita al laboratorio, y porque las gafas de protección me mareaban. Además, es dificil entender el idioma.

-Yo también. De todos modos, tú has sido paciente conmigo.

– ¿En serio?; preguntó sorprendida la francesa y luego suspiró aliviada, como si tuviera miedo a ser una mala anfitriona.Y luego añadió en francés para que no le entendiera el resto de los viajeros escoceses: “Llevo tres meses en este país y me siento tan perdida como tú”.

El backpacker aceptó las disculpas de su amiga y sólo le pidió que al día siguiente, antes de que él se marchara a Edimburgo, le enseñara la playa de Aberdeen porque aún non había visto el Mar del Norte y sus plataformas petrolíferas.

Al llegar a Aberdeen, la francesa y un amigo de la misma nacionalidad salieron con el backpackmen para enseñarle un auténtico pub escocés. En el bar, mientras tomaban una cerveza local, los tres amigos hablaron en francés sobre fútbol, política y mujeres. Como buenos latinos. Por la mañana, Sarina, como una buena anfitriona, le preparó al backpackmen un desayuno y le entregó varios bocadillos para el viaje.

Ella miró por la ventana y dijo:

-Llueve.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Advertisements

About evpita

Journalist in Spain and student of postgrade in University of Santiago of Compostela (USC)
This entry was posted in Literature. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s